Valoración CARDiO-PEDIÁTRICA

 

Evaluación de niños y adolescentes para #pesquisaje de #hipertensión arterial y #enfermedad #cardiovascular.

La gran mayoría de las enfermedades que afectan al corazón de los niños son congénitas y, por tanto, diagnosticadas durante los primeros meses de vida e, incluso, en el embarazo.

Sin embargo, hay patologías del corazón que pueden presentarse más tarde. Son enfermedades que, si bien tienen una base genética, no se manifiestan en los primeros años de vida, como por ejemplo, las afecciones del músculo cardíaco y algunas arritmias.

El examen de rutina del pediatra (al menos una vez al año) es clave para detectar una patología cardíaca. Y son varios los síntomas ante los cuales un niño deber ser evaluado por un especialista.

La historia personal y familiar, junto con el examen físico que realiza el cardiólogo, son primordiales para un buen diagnóstico, lo que luego se complementa con un electrocardiograma y, de ser necesario, un ecocardiograma. Ambos, exámenes muy sencillos y poco invasivos.

Es sabido que un tratamiento precoz siempre tiene mejor pronóstico, pero en el caso de cardiopatías infantiles eso no es todo, porque como la carga genética aquí juega un rol fundamental, un diagnóstico temprano permite evaluar eventualmente al resto de los hermanos y aconsejar genéticamente a los padres.

Sí o sí

Es importante que un niño sea examinado por un cardiólogo si:

  • El pediatra pesquisa un soplo.
  • Se diagnostica arritmia.
  • Refiere dolor al pecho o palpitaciones.
  • Se desmaya repentinamente.
  • Tiene antecedentes de cardiopatías en familiares directos: padres o hermanos.
  • Se queja de cansancio objetivado y su rendimiento físico es mucho menor a sus pares.
  • Sufre de enfermedades neuromusculares.
  • Desarrolla enfermedades en otro órgano del cuerpo como riñón o pulmón.
  • Sufre de alguna enfermedad genética.

Comentarios cerrados.